Un maquillaje hermoso proviene de cuidar tu piel. A menudo tendemos a olvidar que para obtener el “look perfecto” también es necesario preparar el rostro para el maquillaje de la manera correcta. Esto incluye una piel impecable, pómulos definidos, ojos brillantes y labios hidratados. Aquí tienes 6 sencillos pasos para preparar tu rostro para el maquillaje, que te servirán en el mundo del maquillaje tanto para el look diario como para ocasiones especiales.

1. Limpiador
prepara tu rostro para el maquillaje

Lávate la cara con agua tibia. Use un limpiador suave y suave para ayudarlo a igualar el tono de su piel. Esto ayudará aún más a suavizar la piel.

¿Cómo elegir el limpiador adecuado?

Elegir el limpiador adecuado es el primer paso para preparar tu rostro para el maquillaje. Si su piel es sensible, asegúrese de mantenerse alejado de los limpiadores que incluyan ácido glicólico, ya que puede inducir enrojecimiento e irritación. Encuentra algo lo suficientemente suave como para ayudarte a lograr el aspecto deseado y prepara tu rostro para un brillo húmedo.

Además, busque un limpiador con pH equilibrado. Idealmente, el pH natural de su piel debe permanecer entre 5 y 6. Cuanto más bajo sea el número de pH, más ácido será. Si no tienes ningún problema grave en la piel, es ideal que encuentres un limpiador que se adapte al equilibrio del pH de tu piel. Si tienes la piel propensa al acné, busca un limpiador que sea un poco más ácido, ya que ayudará a tu piel a combatir las bacterias.

2. Exfoliante
No quieres que tu maquillaje se vea cakey, ¿verdad? Así que deshazte del principal culpable de este desastre de belleza: ¡las células muertas de la piel! Exfoliar significa descubrir la nueva piel suave debajo.

¿Cómo elegir el exfoliante adecuado?

Busque un exfoliante diario suave con pequeños gránulos de forma circular. Los ingredientes ásperos e irregulares pueden ser dañinos, ya que pueden rasgar la piel y resecarla excesivamente. Enjuaga bien tu rostro con agua tibia para que tu maquillaje no se espese al aplicarlo. ¡NO olvides exfoliar tu cuello!

3. Tónico o suero
Una vez que hayas exfoliado bien tu piel, aplica un tónico o suero y espera unos segundos a que se seque. El tónico es útil para las personas con piel extremadamente grasa , mientras que el suero funciona de maravilla para las personas con piel seca, ya que hidrata la cara. Este es un paso que solemos omitir, pero es importante.

¿Cómo elegir el suero adecuado?

Elija un suero que contenga los siguientes ingredientes:

  • Vitamina C para suavizar la piel.
  • Hialuronato de sodio para sellar el nivel de humedad de su piel.
  • Hierbas para hidratar la piel y minimizar el envejecimiento.

4. Crema para los ojos


¿Pensaste que este paso no era importante? Piense de nuevo porque este paso viene incluso antes de su humectante. Al igual que los sueros, se espera que la crema para los ojos sea fina. Ayuda a hidratar e igualar el tono de la piel alrededor de los ojos para que luzca más despierto. El área alrededor de tu piel es frágil y delgada, así que asegúrate de ponerte la crema para los ojos correctamente para igualar el tono desigual de la piel.

5. Hidratante
Este paso no es negociable, ya sea que su piel sea grasa o seca. Antes de aplicar el maquillaje, querrás usar una crema hidratante ligera para no engrasar la base. Asegúrese de usar un humectante que se adapte a su tipo de piel y ofrezca una hidratación durante todo el día. Una forma de aplicarlo es presionar la crema hidratante sobre la piel en lugar de frotarla. Esto permitirá que la solución se filtre adecuadamente en la piel y estimule las células de la piel.

¿Cómo elegir la crema hidratante adecuada?

Si tienes piel propensa al acné o brotes irregulares, busca un humectante sin aceite que no sea comedogénico. Si tiene la piel seca, busque una crema que sea más espesa para usar durante el día. Una crema más espesa también preparará la base para una apariencia húmeda de “recién salida de la ducha”.

6. Primer
La imprimación actúa como una barrera protectora que evita que su humectante y el equilibrio de aceite de la piel se mezclen con su maquillaje. La prebase establece la base para una aplicación de maquillaje impecable. La imprimación también actúa como una barrera para rellenar las líneas de la piel para que el maquillaje no se arrugue.

¿Cómo elegir el maquillaje adecuado?

Para la preparación final previa al maquillaje, busque una base con silicona como ingrediente principal. Esto rellenará cualquier rajadura no deseada, dejando su piel perfectamente suave y lista para el maquillaje. Si tienes piel propensa al acné, una base de color verde claro funcionará bien para contrarrestar el enrojecimiento.

Ahora que ha preparado adecuadamente su rostro para el maquillaje, puede comenzar a usar la base y los otros productos que ha alineado en su piel uniformemente limpia. Una vez que hayas preparado bien tu piel, tu maquillaje será más fácil de aplicar y hará que tu rostro luzca aún más radiante. ¡Con solo seguir estos 6 sencillos pasos, puede lograr un cutis digno de envidia, sin filtros de Instagram!